sábado, 22 de junio de 2013

Que 30 años no es nada

Cuando este curso acabe, que será pronto, cumpliré 30 años de maestro y si tuviera que resumirlo en una palabra diría que han sido EMOCIONANTES, y  es así porque es toda una vida haciendo lo que a uno le gusta, lo que a uno le divierte y con lo que uno disfruta.

Han pasado por mis aulas miles  de alumnos, cada uno con su historia, con su sonrisa, con sus alegrías y sus tristezas, con su mirada y con su futuro por hacer, alumnos que me han enseñado, que me han mostrado lo mejor y lo peor de ellos, que me han llorado, que me han abrazado , que me han hecho reír y llorar, alguno también me ha insultado  pero sobre todo me han ido modelando, me han señalado el camino para llegar a ser ese maestro que uno desea ser pero que nunca llega a serlo; sin lugar a dudas son ellos, los alumnos, lo mejor de la escuela.

He tenido compañeros a los que mirar y de los  que aprender, por algunos de ellos siento verdadera admiración a otros, sin embargo, la palabra maestro les viene muy grande. He trabajado con los padres, he intentado sumarlos a la causa y a veces creo que  lo he conseguido.

He soportado algunas leyes educativas, confieso que alguna llegó incluso a ilusionarme, he chocado con algunos esos otros profesionales de la educación que te dan lecciones sin haber pisado un aula  en su vida, me he comprometido con la formación permanente y con la innovación, soy de esos que quieren cambiar la escuela solo porque así creo que hacemos un mundo mejor, he huido de mi escuela de alumno y siempre buscando una escuela diferente y  en algunas ocasiones tengo la impresión de que lo he logrado.

Me reconforta y encontrarme con antiguos alumnos y que te agradezcan el haber sido su maestro, sin duda es la mejor de las recompensas, me halaga que me recuerden con cariño y me lo digan.

Que 30 años no es nada,  espero que los próximos 30 sean al menos tan emocionantes con estos primeros, y que al final me acerque a la escuela que quiero ya que la que nos quieren hacer no me gusta nada.



8 comentarios:

Toni Solano dijo...

Enhorabuena por llegar a ese grado de experiencia y seguir manteniendo la ilusión en tu trabajo, algo que demuestras día a día.
Es probable que quienes dictan las leyes piensen en dejarte otros 30 más a cargo del aula, pero aun en ese caso estoy seguro de que seguirías con la misma profesionalidad :)
Un abrazo.

Juan Carlos Palomino dijo...

30 años ejerciendo una profesión y hacerlo con la ilusión que lo haces tú, no es fácil. Eres un buen ejemplo donde mirarnos los más jóvenes,

Gracias por todo lo que aportas a la educación, a los educandos y a los educados.

Javier Ballesta dijo...

Si Domingo, no es nada y es mucho, pero lo bueno es que te sabe a poco, a muy poco porque sigues teniendo el corazón joven y la mirada en el día siguiente, !enhorabuena!

Ángeles. dijo...

Gracias por por ser MAESTRO y gracias por compartir tus reflexiones sobre la educación. Enhorabuena!.

ROSA dijo...

Un comentario certero, veraz y vital. Me encanta porque sigues siendo maestro, por tu ilusión alimentada, por tu madera noble y buena, y por tu capacidad de comunicación,veraz, cercana y saludable. Siempre querré ser como tú. Un abrazo
Rosario

David Ribes dijo...

Enhorabuena Domingo, eres todo un ejemplo a seguir para los profes más jóvenes que tanto hemos aprendido contigo y que ahora lo intentamos plasmar en nuestro trabajo aunque hayan pasado los años y estemos ahora ya lejos de Murcia...

Anónimo dijo...

¡Felicidades!
Sigo su blog desde hace un año. He revisado muchos de sus artículos y me han servido mucho. He tenido una perspectiva diferente de la educación gracias a usted.

Saludos desde México y mucha salud y bendicones para usted.

supervivenciaurbana dijo...

Qué envidia conocer a alguien que lleva tanto tiemo trabajando en algo que le gusta.
Los que estamos empezando aprendemos cosas nuevas todos los días, y es muy difícil hoy en día estabilizarse en el trabajo de la docencia.
Ojalá dentro de 27 años yo pueda decir lo mismo :)
Un saludo.