jueves, 1 de agosto de 2019

A mi querido Maestro

Ya desde muy pequeño, siendo un bebé, apuntabas maneras, eso de dar guerra  continua por  el día y muuuuchas noches sin dormir, pero muchas, nos hacía pensar a mamá y a mi que esta criatura promete. Nervioso, inquieto, correcaminos pero inteligente y listo como nadie, antes del año ya tenías un vocabulario fluido y no, tu no empezaste a andar, tu salías corriendo directamente.

A los tres años, un poco más calmado ya, pero no mucho, escolarizado en nuestro colegio del alma, nuestro Jaime Balmes, pude ver y oir como te escapabas del aula con frecuencia y desarrollabas un vocabulario más rico, sobre todo en tacos, para regocijo de los alumnos mayores que te los enseñaban y tu gustosa y frecuentemente  repetías.

Después de aquella etapa de infantil la cosa fue mejorando, con la señorita Carmen te entendió y te transmitió su tranquilidad, con Marina y Maria Jesús te ayudaron a crecer y madurar y la señorita Luisa sacó lo mejor de ti y te convertiste en ese alumno que todo maestro quiere tener, inteligente, trabajador, amigo de sus amigos, solidario... y rápido, excesivamente rápido en hacer la tareas recuerdas... " Antonio no se trata de terminar el primero, se trata de hacerlo bien " pero claro si es que además lo hacía bien. No quiero olvidarme de Don Pascual Vázquez persona y maestro de 10  de los que dejan poso, todavía me pregunta por ti. Y mientras en casa te contábamos cuentos , jugábamos, paseábamos... éramos felices.

Y así, de pronto, te convertiste en un adolescente tranquilo, responsable, deportista y rockero, así todos los pabellones de fútbol sala y todos los conciertos de Rosendo por la Región de  Murcia son testigo de ello. Con 12 años en el Mazarock, tu madre y yo toda la noche escuchando rock duro mientras tu no te despegabas del escenario con una cara de admiración que recuerdo como si fuera ayer. Esta criatura promete nos decíamos mamá y yo.

Con alguna duda que otra decidiste hacerte maestro, ahora con la perspectiva que da el tiempo, es posiblemente, una de la mejores decisiones que hayas podido tomar. Recuerdo tus inicios en nuestro Jaime Balmes, ¡¡ qué gratificante fue  eso para nosotros!!, y mamá y yo de verte trabajar pensábamos... "esta criatura promete" , si ya lo teníamos claro, habías nacido para ser maestro.

Fue en tu etapa en el Humanitas Bilingual School donde continuaste creciendo como docente, desarrollaste metodologías innovadoras, convencías a propios y extraños , muchas veces contracorriente, y compartias tu saber y tus experiencias con todo aquel que las quisiera de manera gustosa y altruista. En tu  paso por el Colegio Fuenteblanca,  de solo un curso,  dejas un magnífico recuerdo tanto a alumnos, como a padres como a profesores, me consta porque me lo han dicho personalmente y así es.

Ahora inicias una nueva etapa, la escuela pública gana un maestro de muchos quilates, un docente amante y apasionado de su profesión, innovador, creativo, comprometido,  inquieto ... y una persona de matrícula de honor. Recuerdas que ante tu primer día de clase te dije: " Diviértete y huye de la rutina" , ¡¡ coño !! y me has hecho caso.

Mamá y yo siempre hemos llevado razón: "Esta criatura promete". Sabemos que estás y seguirás disfrutando de la escuela como lo hacemos mamá , tu hermano y yo. ¡¡ TE QUEREMOS!!






domingo, 28 de julio de 2019

Evocando un aniversario para 50yTIco

En 2014 se cumplía en X Aniversario de este blog y para celebrarlo se me ocurrió invitar a compañeros docentes a que escribieran aquí, en pocas palabras, les ofrecí mi blog como si fuera suyo porque, si me paro a pensar, en realidad es tanto de ellos como mío.

Resumo aquí todas las aportaciones que bajo el epígrafe "10 años de estar juntos" , sin duda todas de gran altura,  y si, me llenan de orgullo y satisfacción.

Un lujo volver a leer , han pasado cinco años y parece que se escribió ayer, mil gracias otra vez y como dicen aquellos " Sin vosotr@s yo no soy nadie"

viernes, 5 de julio de 2019

50yTICo

Ahora que caigo todo empezó con este blog hace ya quince años, y empiezo a escribir con una  timidez aplastante , por no decir miedo, y salen las primera entradas anunciando algún evento, algún recurso y las primeras opiniones, y comienzo a compartir mis pequeños avances y descubrimientos y me atrevo a mostrar lo que hago con mis alumnos y si ahí empezó todo.

Aparecen los primeros comentarios a las entradas, descubro otros blog educativos que me llevan sin remedio al  planeta educativo de AulaBlog, se abre ante mi un mundo impensable,  hago a una lista de los blog a leer, esta lista aumenta día a día y es cuando caes en la cuenta que es eso, precisamente, lo que andaba buscando, unos docentes que te abrían de par en para las puertas de sus aulas, que compartían recursos y opiniones, peros sobre todo una forma de entender la escuela y así comenzamos a aprender unos de otros y todos de todos.

Nos ilusionamos con la llegadas de las TIC, con las potencialidades que nos ofrecían para cambiar la escuela, para abordar un cambio metodológico necesario, otras formas de aprender y de enseñar, nuevos enfoques pedagógicos que nos  sacarían de esa escuela previsible, aburrida, burocrática,  academicista y cerrada en otra escuela abierta, creativa, innovadora, divertida, y nos lanzamos a ello, la mayor parte de la veces a contracorriente pero con un impulso galopante que no tiene marcha atrás.

Así que con estas llegaron los primeros encuentros espontáneos, AulaBlog, EABE, Novadors, etc, jornadas y congresos educativos, kedadas diversas, que además de desvirtualizarnos, nos reforzaron como colectivo con un denominador común la pasión por la escuela y por las TIC. Seguimos en las redes sociales, Twitter, FaceBook, esto hizo que este mi blog, mi querido blog, lo fuera abandonando poco a poco, pero aquí está y seguirá.

Queremos vernos, queremos hablar y reflexionar sobre este camino recorrido, si ha merecido la pena, si es verdad que  al final hemos cambiado algo, si mantenemos ese impulso, o puede que nos hayamos equivocado. ¿Lo hablamos?

Nos vemos en Madrid, en la Facultad de Educación de la Universidad Complutense el sábado 21 de septiembre. Yo voy a #50yTICo




viernes, 21 de junio de 2019

Gracias a vosotros

Acabo el curso número 36 de mi carrera, otra vez toca despedirme de unos alumnos a los que ya no volveré a dar clase y no me acostumbro a ello. He pasado un par de cursos con  ellos y, como siempre. dejo a unas personas diferentes a las que me llegaron, por una simple evolución natural y porque ellos y ellas han sabido y han querido que así sea.

Tengo por costumbre,  y creo que es bueno, dejar que mis alumnos puedan expresar con total libertad la opinión que tienen de mí como docente, qué cosas de las que he hecho les parecen mal y cuáles les parecen bien, le animo a que lo hagan ya que yo he pasado dos años haciendo lo mismo con ellos.

Se trata de aprender de los errores y reforzar aquello que según ellos hago bien, pero también esas relaciones entre  maestro y alumno, la empatía, el sentirte parte de..., la comunicación, la sonrisa cómplice, la palmada en el hombro, el preguntar si te pasa algo hoy, las miradas asintiendo o reprobando, todo eso también forma parte de la escuela, todo eso también es educar.

Lo mejor de nuestro trabajo, la mejor recompensa son las miradas y las gestos de tus alumnos, sus palabras y sus sonrisas cuando te cruzas con ellos;  hay una complicidad compartida, un  sentirse parte de algo que seguramente es para siempre. Es muy gratificante el percibir ese afecto sin filtros y espontáneo que me hace reafirmarme que he tenido la gran suerte de dedicarme a la mejor profesión del mundo, la que me apasiona  y en la que intento poner lo mejor de mi aunque no siempre lo consiga.

Pasará el tiempo y volveremos a encontrarnos, puede que no os  ubique en la promoción correcta, puede que no recuerde vuestro apellido pero lo que siempre recordaré será vuestro nombre y lo que  me hicisteis sentir.

Mucha suerte a todos.



sábado, 9 de marzo de 2019

10 razones y pico para cambiar la escuela


El sábado 9 de marzo los compañeros del C. P. Virgen del Oro de Abarán, me invitaron a su  "I Jornada de Innovación educativa" y tuve la ocasión de hablar sobre " 10 razones y pico para cambiar la escuela".

Intento resumir en casi una hora muchas de las ideas y reflexiones que ido publicando  en este mi querido blog a lo largo de los últimos 15 años que ya tiene. No intento sentar cátedra  sobre nada, no dispongo de datos estadísticos ni me he documentado leyendo estudios empíricos sobre las ideas que expongo, solo me baso en mis percepciones y reflexiones a lo  largo de mis años, que son muchos, como docente a pie de aula, como formador de  muchos  compañeros de todos los niveles y etapas educativas o simplemente como apasionado de una profesión y que se cuestiona como poder mejorar.

Se trata de una presentación muy sencilla donde me aproximo, a través del humor, a unas razones, podría ser más pero son diez, que yo entiendo que son necesarias para cambiar la escuela casi siempre desde abajo, pero otras necesariamente desde arriba y algunas desde ambos lugares. 

Estas 10 razones son personales e intentan ser transferibles.

jueves, 29 de noviembre de 2018

A mis 18 en el 78

Hacía  tres semanas que había cumplido los 18  y era 6 de diciembre, miércoles para más señas, y a eso de la once de la mañana y con frio, me acerqué a una antigua  guardería, que ahora es un bar, muy cerca de la casa de mis padres con la papeleta de Si en el sobre, había votado la Constitución.

Sabía muy bien lo que votaba y ademas lo hacia convencido e ilusionado  y eso que, como cualquier joven de mi generación  crecimos  y nos hicimos adolescentes  durante el franquismo y fuimos  de los   últimos educados en la Formación del Espíritu  Nacional, en las leyes fundamentales del movimiento y en el fuero de los españoles , no sin  antes haber pasado por los campamento de verano de la O.J.E  y cantado el "cara al sol", "yo tenía un camarada" y "montañas nevadas" y ademas  fui jefe de una escuadra que se llamaba división  azul.

No puedo negar que es una época  que recuerdo con agrado, con ese grato recuerdo de evocar la adolescencia y la juventud y todo lo que ello conlleva, pero no es menos cierto que sentía que era el momento de alejarnos de todo aquello y buscar lo prohibido, porque casi todo estaba prohibido, el cine, los libros, la canciones, solo había un tipo de cine, un tipo de libros y un tipo de canciones y por lo tanto un tipo de pensamiento, casi estaba prohibido pensar, y empiezas a leer libros prohibidos, a escuchar  música prohibida  y poco a poco, junto con tus amigos, vas descubriendo  que hay otra historia, es entonces cuando descubres que te han estado engañando.

En la calle se respiraba otro ambiente, decían que había más libertad, los mayores lo miraban  con recelo y prudencia y nosotros, mis amigos y yo, con curiosidad y esperanza, se hablaba de que ahora se podía hablar, de que había libertad, de que no pasaba  nada que había democracia y se podía hablar y leer los libros prohibidos, un día si y otro también  la  prensa venía con grandes titulares, aparecían políticos y personajes  desconocidos, como de otra época, estaba todo muy removido pero sabíamos que aquello  tenía que salir bien y no mirar para atrás, porque  detrás apenas  había nada que mereciera la pena.

Aparecen los primeros borradores de la constitución,  la leo varías veces, te ilusionas, te enorgullece, era la  luz que taparía la oscuridad anterior, ¡ ya somos como Francia, como Italia ! pensaba, ¡ya era hora!. Aquella  mañana del 6 de  diciembre  todo eso iba en mi papeleta, cargada de ilusión y de entusiasmo que no defraudó  y España empezó a hacerse  normal.

Ha pasado 40 años, toda un vida, estoy muy agradecido a  esta constitución y a todos los que la hicieron posible,  no solo nos hecho normales sino que también  mejores, y es por esto por lo quiero que nos dure, pero para eso hay que  actualizarla, repensarla y adaptarla a una sociedad muy diferente en todo a aquella de los años 70.

La mayoría de los españoles de hoy  en día, no la votaron, no vienen de donde veníamos nosotros, tienen otras necesidades  y otros problemas muy diferentes a los nuestros, todo en la sociedad de hoy del siglo XXI es muy diferente y los españoles de hoy  necesitamos   una constitución que nos  dure otros  40 años o mas, por eso la necesidad que cambiarla.



miércoles, 21 de noviembre de 2018

Encuentro Centros Innovadores

Ayer martes 20 tuve el  placer de participar en un panel de expertos  en el "Encuentro de Centros Innovadores", organizado por el profesor  Pere Marques en la  Facultad de Educación de la Universidad  de Murcia bajo la temática "Innovar: ¿para qué? , ¿cómo ?, papel de la Administración".

Todo un  lujo compartir mesa con las profesoras  Paz Prendes, Encarnación Carrillo y los profesores  Francisco  Martínez  ( una institución en la UMU ) y Raúl Céspedes, si es verdad que debido a lo apretado del programa hubo que sintetizar mucho, ya que por el tema y los ponentes daba para  bastante bastante más pero  en unos excesivamente cortos  45 minutos tuvimos la oportunidad de disertar, casi a modo de tweet, nuestras opiniones, y aquí os dejo las mías  de manera escueta y puntual .
  • En la escuela de los  60, 70 y 80 había  unas certidumbres, se educaba para una sociedad  más o menos previsible en donde  disponer de datos y buena memoria  te cualificas para ser competente, así los libros de textos y los exámenes  eran los grandes protagonistas. 
  • En la escuela del siglo XXI se sigue sigue educando de manera parecida  cuando la realidad es muy diferente, no sabemos como será  la sociedad dentro de apenas 10 o  15 años y el libro de texto y los exámenes  siguen siendo los grandes protagonista, cuando sabemos que no necesitamos  memorizar tantos datos  y cuando accedemos a la información de  manera instantánea.
  • Uno de los retos es que nuestros alumnos sepan  utilizar esa  información  y transformarla en conocimiento, que sean críticos con ella, que sean capaces de seleccionarla y eliminar la mala información o las que no sea útil .
  • No necesitamos alumnos que sepan  muchas cosas, necesitamos alumnos que sean críticos, creativos y que sepan trabajar en equipo.
  • La escuela necesita innovar, en el día a día  y huyendo de las modas  educativas que, desde mi punto de vista, hacen mucho daño a la educación.
  • Innovar  es también  cambiar la forma de evaluar  a los alumnos, si esto es así te lleva a buscar nuevas metodologías que desembocarán a un nuevo enfoque y selección de contenidos, al menos esa es mi experiencia.