sábado, 9 de mayo de 2015

Domingo, no se fían de tus notas

Mis alumnos de 2º de ESO tienen que pasar una prueba de diagnóstico de matemáticas, esa prueba ha sido diseñada para la gran mayoría de los alumnos de la Región de Murcia, de manera estandarizada independientemente de su condición social, cultural, económica, familiar, etc y aunque se contemplan las variables anteriores mediante un cuestionario  de contexto, desde mi punto de vista irrelevante, no deja de ser un examen de los de toda la vida,  en el cual durante una hora y media o dos horas han de responder a una serie de cuestiones sobre las que hemos trabajado en el presente curso que todavía no ha terminado.

Un docente, al que mis alumnos no conocen de nada, les pasará un prueba que no ha diseñado, a unos alumnos que  es la primera vez que los ve, en un un día y hora determinado. De  esa prueba se sacarán unas conclusiones y unas valoraciones, y se hará una puntuación por centros y se elaborará un ranking que se publicará en prensa y sobre ese ranking se sacarán falsas conclusiones y sobre esas conclusiones se tomarán decisiones erróneas que afectarán al centro y a los docentes, y habrá quien piense que el número uno del ranking sea el mejor centro y el mejor maestro y el último del ranking sea el peor centro y el peor maestro.

A todo esto,  mis alumnos no terminan de entender eso de un examen de toda la materia y si ese examen a ellos les sirve para algo, porque a  ellos además de sus exámenes en todas las evaluaciones, se les valora  el trabajo en grupo, sus aportaciones, sus propuestas y otras muchas cosas. Este tipo de valoraciones, las hacen unas personas, sus maestros,   que estamos  con ellos todos los días, que los conocemos, que saben de ellos, de sus puntos fuertes y sus puntos débiles,  de las relaciones con sus compañeros, y cuando  se les mira a la cara pueden conocer sus emociones y que conocen a sus familias y saben de sus vidas.

Así cuando Eusebio  (nombre ficticio), 14 años,  no preguntó sino que afirmó: " Domingo, no se fían de tus notas", pensé sentido común y no supe muy bien que responder y solo dije es posible pero tenemos que hacerlo.


miércoles, 22 de abril de 2015

Cambiar la letra #21Lviolines

A petición de mi admirada Mercedes Ruiz  @londones para celebrar el día del libro.

Ya dijo el poeta  aquello de mi infancia son recuerdos, en mi caso de un  patio de recreo, rodeado de polvo y piedras y vestido con un babi de rayas blancas y azules, eran los primeros años sesenta y como todo por esa época en blanco y negro, menos mi babi que era de rayas blancas y azules.

Son olores sin sabores, texturas sin colores y lápices por dominar, un vaso de metal y la canela envuelta en papel de estraza para tomar esa leche en polvo americana que nos daban en la escuela, y canciones infantiles, mañana no hay escuela porque se ha roto la cazuela,  y señoritas muy serias y maestros con traje y palmeta, algunos tan grandes y con cara de malo que recordar no quiero.

En las aulas se olía a goma de borrar, ese olor que me gusta y evoco todavía hoy cuando visito aulas de niños pequeños, y recuerdo que no sabía coger el lápiz y como al hacer palotes y palotes no me salían bien, me salía de la raya y entonces alguien me cogía mano y me llevaba, me guiaba para que esos palotes me salieran bien, no recuerdo con exactitud y puede que no sea ajuste a la verdad, pero tengo la impresión de que podría haber estado haciendo palotes con un lápiz varias horas al día durante muchos días.

Borrador y sacapuntas mis grandes herramientas de diario, libreta a rayas y la enciclopedia Alvarez, un todo incluido de aquellos tiempos, la pizarra apoyada en un trípode con los números del 1 al 100 que repetíamos todos los días, hacia adelante y hacia atrás, luego cantar la tablas de multiplicar y recitar los pueblos de la provincia de Murcia: " Los pueblos de la provincia de Murcia son 42, Murcia, Cartagena, La Unión, Jumilla, Yecla, Archena...." y así hasta llegar a Cieza, el nuestro, que siempre era el último.

Don Juan, nos ponía en circulo alrededor de la clase y nos hacía repetir la lección, el que la sabía bien adelantaba al que no se la sabía con lo cual teníamos un verdadero ranking con un número 1 al que yo nunca llegue, puede que sea porque no pude  o porque no supe, al decir verdad nunca me ha gustado aspirar a número uno en nada.

Casi sin darme cuenta me vi en un instituto con once años y un montón de alumnos mayores algunos incluso con bigote, por aquella época, primeros años setenta, ya manejaba el lápiz con soltura, ya no hacía palotes, pero mi letra , ¡ayyyy mi letra!, no la entendía ni yo, pero no tenía a nadie que me llevara la mano para mejorarla, así que un día decidí cambiarla, me fije en mi compañero que tenía una letra clara, limpia y que yo entendía perfectamente, visto lo visto tomé la gran decisión, desde hoy y para siempre voy a escribir como Antoñito y así fue, poco a poco fui moldeando mi letra, con lápiz era más fácil, con el boli me costaba más, a lo largo de mis seis años de bachiller y luego COU me sentía muy orgulloso  de mi gran decisión, cambiar mi letra.

En mis años de Universidad tuve la gran recaída y mi letra volvió a sus inicios, a ser ilegible, eso de tomar apuntes y apuntes no iba conmigo, además de joderme la letra me aburría, hubo que recurrir a otros compañeros y a las fotocopias, gran invento ese. Desde entonces hasta aquí he hecho enormes esfuerzos por volver a mi letra copiada de Antoñito y no lo he conseguido, puede que tengan la culpa los teclados, pero a pesar de todo, añoro escribir a mano, pausado y con letra clara y limpia como mi amigo Antoñito que si  sigue con su letra de toda la vida.


Domingo Méndez
@dmelop





viernes, 10 de abril de 2015

Proyecto "Callejeando"

No es lo mismo aprender en las calles que aprender de las calles y sin embargo ambos significados son válidos y pertinentes, lo que realmente importa es el aprender independientemente de donde ocurra el hecho.

Los alumnos de 5º de Primaria del Colegio Jaime Balmes de Cieza, se han echado a las calles a aprender en ellas y aprender de ellas en un proyecto de trabajo al que hemos denominado “Callejeando” dentro de la nueva asignatura “Conocimiento Aplicado”. Hemos recorrido algunas calles de Cieza, de nuestro barrio y del casco antiguo,  y nos hemos preguntado por sus nombres y así hemos buscado, rastreado, explorado, investigado, y nos hemos encontrado sin querer pero  queriendo, con poetas, escritores, cineastas, escultores científicos y también con la historia de Cieza.

La Calle Federico García Lorca, nos lleva a recitar versos del poeta y con lo que trabajamos el recitado y la entonación, pero también no lleva a conocer un poco de história de la época en que vivió, con lo cual estamos  trabajando  contenidos de lengua y literatura, pero también de historia y lo situamos en una línea de tiempo.

La calle Doctor Fleming nos descubre  a unos de los grandes científicos y que, de manera natural, nos lleva a hablar de las enfermedades infecciosas y de la célula, contenidos que se trabajan en ciencias  y que nosotros descubrimos de forma espontánea  y vamos a su encuentro.

La calle Larga, la Calle Mesones, Calle Buitragos , la Calle Angostos, y otras muchas calles cuyos nombres sólo existen en Cieza,  nos han ayudado a  introducirnos en la historia de nuestro pueblo, a conocer nuestro pasado y sus curiosidades.




El resultado de este proyecto de trabajo ha sido una  serie de publicaciones en la Web que es lo que os ofrecemos. Para todo ello hemos utilizado herramientas digitales de última generación de las denominadas Web 2.0 tales como:

      Drive para la edición  de presentaciones web y el trabajo colaborativo entre alumnos.
      Google Maps para localización.
      SoundCloud para la grabación y edición  de sonidos.
      Youtube para la publicación de vídeos.
      QR Code Generator para la creación de códigos QR.
      Móviles de alumnos y maestros para imágenes y vídeos.


Hemos contado con  personajes de Cieza que nos han ayudado en la labor,  tales como Don Antonio Ballesteros Baldrich y Don Antonio Marín Oliver que nos aportaron sabiduría y buen hacer y que seguro que recurriremos a ellos y a otros en la siguientes ediciones.


Os ofrecemos una parte de nuestro proyecto de trabajo que no termina aquí, nos quedan  muchas calles por investigar, pero durante este curso hemos trabajado más de treinta y os las presentamos. Se trata de aprender Lengua, Sociales, Naturales , Matemáticas, Religión, Inglés, Francés… investigando nuestro callejero, nuestros alumnos han investigado, han analizado, han tomado decisiones, han expuesto, han grabado y han publicado sus trabajos para el conocimiento y enriquecimiento cultural de todos.

Los docentes, por un lado,  hemos propuesto, guiado, orientado y ayudado a los alumnos y por otro lado hemos encajado e insertado  los descubrimientos de los alumnos en los curriculum de las diferentes asignaturas, por lo que hemos dado un nuevo enfoque a los contenidos, a la metodología y también a la evaluación por competencias.

El resultado es un plano interactivo de Cieza con las calles investigadas y que además se puede oír su grabación en inglés y francés todo ello publicado en el blog de aula de quinto. Además hemos elaborado un código QR de cada una de las calles para que puedan ser leídos desde dispositivos móviles.





viernes, 20 de marzo de 2015

La generación Web y la Escuela Nueva

Mucho se habla  de innovación educativa  y en muchos casos asociado a las TIC, cómo si el simple hecho de introducir tecnología en la escuela fuera suficiente para cambiar la forma  de  enseñar y aprender, es decir,  de hacer las cosas de otras manera, de evaluar de otra manera...

Creo que son muchos los que piensan que el hecho de utilizar Pizarras Digitales, ordenadores o tabletas en clase supone una innovación con respecto a lo que se venía haciendo, cuando en realidad se mantiene un modelo didáctico  memorístico, repetitivo,  con muchos contenidos carentes de significados para los alumnos y un excesivo academicismo que cierra las puertas a todas aquellas potencialidades que las TIC nos brindan.

Paradójicamente, y desde mi punto de vista, para aprovechar todas estas grandes ventajas que las TIC nos ofrecen  habría que echar un vistazo hacia atrás, habría que mirar a finales del siglo XIX y a principios del XX, a esos pedagogos olvidados de la Escuela Nueva o la Escuela Activa,  si pedagogos cómo Decroly, Dewey, Freinet, Giner de los Ríos  y tantos otros levantaran la cabeza  y se encontraran con la tecnología que disponemos hoy en día , estoy seguro que las escuelas de hoy serían muy diferentes.

Aquí os dejo este programa de la 2 sobre la generación Web que me ha inspirado esta breve entrada.

sábado, 7 de febrero de 2015

50 años de mi Instituto Diego Tortosa

Se cumplen ahora 50 años del Instituto Diego Tortosa de Cieza, mi Instituto, ese lugar donde entré hecho un niño de 10 años con pantalón corto y salí hecho un joven de 17 años con media barba  pelo largo y pantalón de campana. Por esto y por solo esto, por esos años tan decisivos que allí pasé, que han configurado gran parte de mi vida posterior me  sumo a su aniversario con una nostalgia alegre, y muy buenos recuerdos, aún no siendo yo partidario de aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Fue el curso académico 1970/71 cuando pisé sus aulas por primera vez, todavía recuerdo aquel primer día de misa obligada para empezar el curso con el director Don Jesús Pinilla, y al gran Don Antonio Salas como cura, al día siguiente en el salón de actos a los nuevos nos asignaron tutor y grupo, mi primer tutor Don  Fernando García  de Ángela, un joven profesor debutante igual que nosotros y recién salido de la Facultad, buen docente  y que con el paso de tiempo se ha convertido en un  gran amigo. Aquel primero de bachiller era una novedad, era el único grupo que estudiaba inglés como lengua extranjera, el resto de grupos era de francés, fue aquí  donde nos encontramos un grupo de alumnos, que nos hicimos compañeros para continuar siendo amigos y algunos muy amigos y algo más que amigos, en una amistad sin condiciones  y que perdura al día hoy.

Corría la primera mitad de los años 70, mientras por la radio sonaba la música  de Los puntos, Camilo VI, Lorenzo Santamaria, Roberto Carlos... algunos de nosotros andábamos  locos siguiendo  a un grupo que ya había desaparecido, The Beatles, y descubriendo la poesía por boca de Joan Manuel Serrat, Paco Ibañez o Patxi Andión, y aprendimos a hacer sonar una guitarra que no a tocarla mientras en clase, Don Mendoza, el profesor de política, nos hablaba del fuero de los españoles y de la leyes fundamentales de Franco, Don Ambrosio solía el hombre encantarme con su bondad, algunas de sus clases de Naturaleza y su flor en la solapa, la señorita Gutierrez siempre nos hacía santiguarnos  cada vez que entraba en clase, el Pagés nos hacía aprender muchas matemáticas y Física y Química  y aún hasta cuando me suspendía, ¡como me gustaba esa Física y esa Química!,  con Mari Tina hacíamos "listening" en Inglés con cintas de casetes y unos fabuloso montajes de diapositivas  con música con  el  cura Don Francisco Azorín en las clases no aburridas de Religión.

Por esa época  teníamos un jefe de estudios, apodado "el barbas", sujeto de traje y corbata con mancha siempre y con cara de malo que nos hacia ponernos de pie cada vez que pasaba por nuestro lado; un conserje bonachón, Susarte, y unos maestros de taller Don Antonio campechano y amable  y  Don Emilio,  del mal recuerdo para mi por la paliza que dio por escribir en la pared. Don Cristobal bien vestido y muy peinado, tacón alto y que nos llamaba de usted y eso a mi me daba risa, la señorita Pilar Marco con esa voz tan particular y nuestro cura favorito Don Antonio Salas, que nos hablaba  de sexo, religión  y de otra  política ¡cuantos ojos nos abrió a tantos!.

Llegó el año 75 , en noviembre murió Franco, la noche anterior me estaba "empollando" el orden dórico, jónico y corintio que teníamos examen, a llegar al instituto nos dijeron que una semana de vacaciones ¡¡ que alegría !! yo tenía 16 años, un amor y pocas ganas de estudiar.  Estaba en  6º de bachiller masculino C con Don Andrés Nieto y sus clases "sui generis" de Filosofía, Don Isidoro Ruíz en Matemáticas, por aquel entonces aparecían de vez en cuando y de "matute" panfletos políticos a multicopista que pasaban de unos cuantos a otros cuantos y que leíamos en secreto, en nuestras casas, porque aquello estaba prohibido y además tuve el honor de ser uno de los primeros suspensos en Gimnasia porque en un "partidillo"  de fútbol  le puse un plancha al profesor y lo lesioné, aprobé en septiembre con  un examen escrito. Y esas clases de dibujo con Don Antonio,  un hombre exquisito y un profesor ejemplar, siempre amable, atento y cordial.

Y casi sin darnos cuenta llegamos al COU, nuestro último año, con las hormonas disparadas y viviendo con mucha curiosidad y  relativa intensidad , todo lo que estaba sucediendo en nuestro país, era la transición. Recuerdo que se empezaba a definirse políticamente y casi todos decíamos que éramos de centro, la derecha era ser de Franco y la Izquierda daba miedo , así que de centro  y fuera complicaciones. Vendíamos libros de Cela, poemas de Lorca, Alberti y Miguel Hernández y entradas a la discoteca Sapporo  a esperar las lentas,  todo para un viaje de de estudios que no hicimos. Con Solita y aquellos  maravillosos apuntes de lingüistica, la  señorita Isabel y esa Biología que cada vez me gustaba más, tanto me gustaba que leía el libro cuando no tenía nada que hacer.

Aquellos estupendos  años que los de mi generación vivimos como la edad de la inocencia despertada, fueron buenos, no me atrevo a decir que los mejores, pero si es seguro que son inolvidables.


De pie izquierda a derecha: Pepe Marín, Domingo Méndez, Diego López, Sebastián Egea, Pepe Balsalobre. Agachados: Miguel Aroca, Juan Ballesteros, Fernando Fernández, Paco Vazquez, Paco Hortelano.

sábado, 31 de enero de 2015

El móvil clandestino

Hoy en día es muy difícil encontrar a niños y adolescentes que no dispongan de un teléfono con conexión a internet, eso que conocemos como SmartPhone, se han convertido de un tiempo a esta parte en  algo pegado ellos y se ha normalizado de tal manera, que lo raro, lo anormal es encontrar a jóvenes que no hagan uso de ellos en diferentes contextos y situaciones. Es una realidad que, nos guste mas o menos, se impone y creo que no tiene vuelta atrás.

Se ha escrito y debatido mucho  sobre la idoneidad o no del uso de los móviles en los centros educativos y hay posturas para todos los gustos, desde la prohibición más absoluta tanto por parte de los centros como de las administraciones educativas, hasta una permisividad mas o menos tolerada es una especie de acuerdo tácito para uso racional de los  mismo e incorporarlos a los procesos educativos y es aquí precisamente donde está, desde mi punto de vista, la mayor dificultad.

En un contexto educativo cerrado, mas propio de de otros tiempos,  en donde todo gira en torno a libro de texto, las explicaciones del profesor, la realización de las actividades del libro y posterior examen y en donde el alumno a lo mas que puede aspirar es a repetir de la mejor manera posible  todo lo que el libro y el profesor le dicen,  es muy complicado introducir los móviles como herramientas de aprendizaje salvo en hechos  puntuales meramente anecdóticos y testimoniales.

En un contexto educativo abierto, en donde se favorece la actividad significativa  de los alumnos,  la creatividad y el trabajo colaborativo, en donde se le da la oportunidad que investiguen, que busquen  que descubran, que analicen, que elaboren, que lleguen a conclusiones, que participen en su evaluación... en este contexto educativo el móvil puede convertirse en una herramienta  realmente importante e insustituible.

Un móvil es una cámara de fotos, una cámara de video, una grabadora, una potente calculadora, un enorme enciclopedia, una enorme biblioteca, una enorme videoteca, un procesador de textos, una potente herramientas para comunicarse, elaborar contenidos en diferentes formatos  y publicarlos y ademas de todo eso es un teléfono, por lo tanto si todo esto no cabe en la escuela del siglo XXI es que algo no estamos haciendo bien.

Creo que sinceramente que es un error prohibir el uso de los móviles en los centros educativos, pero insisto, el móvil es una herramienta del siglo XXI para alumnos del siglo XXI y que no se puede utilizar con metodologías y procesos de evaluación de los años 70, en  ese tipo de prácticas el móvil no cabe , está de más, por lo tanto  mas que prohibir habría que hacer los cambios necesarios en los procesos de enseñanza-aprendizaje para aprovechar todas las enormes ventajas educativas que suponen el uso de estos.







domingo, 25 de enero de 2015

Diez claves de la la educación en Finlandia y unas reflexiones sin filtrar



A raíz de la publicación en Aula Planeta del artículo "Las diez claves de la educación en Finlandia" me atrevo a escribir una reflexiones sin filtros a cada una de ellas, y que quede claro que tal y como dice mi amigo @barmart, siempre con el debido respeto y sin ánimo ofender.


  1. Aquí es España la profesión docente no se valora tanto, ni el acceso a la carrera, ni el ejercicio de la misma. En mis tiempos de estudiante era muy famoso ese dicho que decía, "el que sabe sabe y el que no magisterio". En cuanto al ejercicio de la profesión se nos ve como esos privilegiados que tenemos muchas vacaciones y eso siempre se nos echa en cara.
  2. El acceso a la educación es a través de centros públicos, concertados  y privados, ello asegura un acceso universal. Lo de enseñanza gratuíta no  lo es tanto, cada principio de curso una  familia con dos niños ha de hacer un desembolso económico importante solo  en la compra de material y libros de texto, abusiva desde de mi punto de vista.
  3. Ya he mencionado las diferentes titularidades de los centros, públicos y concertados, los privados no reciben dinero publico.
  4. En España existe un curriculum común y luego cada Comunidad Autónoma ha de adaptarlo y posteriormente son los centros y los equipos de centro los que lo concretan. Esto es en la teoría en la practica hay muy poca autonomía en los centros, se sigue confundiendo curriculum con libro de texto y hay poca cultura de colaboración y trabajo en equipo.
  5. Parece que no se tiene en cuenta la personalización de la enseñanza y cada vez más se favorecen todo tipo de pruebas externas estandarizadas a todos los  niveles. Así mismo en la LOMCE aparece un nuevo  término, los estándares de aprendizaje, término que no me gusta nada y que precisamente no busca personalizar sino homogeneizar, estandarizar.
  6. Aqui a muchos de nuestros alumnos les falta tiempo para todo, ademas de la carga horaria en el centro, sigue estando muy bien visto una buena carga de deberes, muchas veces sin sentido alguna y sin que aporte nada al proceso educativo. Casi todo se hace de manera muy mecánica, con ciertas prisas por ir acabando temas y todo el mundo corriendo.
  7. No comento, si aquí nos redujeran horas lectivas y a eso le añadimos el tema de las vacaciones...
  8. Se promueve la competencia, el examen es el gran protagonista de casi todo el proceso y hay exámenes de todo tipo y por todo el mundo, se prima la nota, se premia a los mejores, no se favorece el trabajo colaborativo y cooperativo  entre grupos heterogéneos donde todos puedan aprender de todos. Un alumnos me dijo: " Maestro, aquí cada uno a sus costillas", pues eso.
  9. Se premia a aquellos que mejor repitan lo que el profesor ha explicado en clase, se da poco margen al trabajo creativo, se castiga el error en lugar de aprender de él, apenas hay posibilidades para que los alumnos puedan salirse de un guión, previamente establecido.
  10. Imposible conciliar la vida familiar y laboral, no hay manera , no hay un planteamiento serio, es muy difícil  una implicación efectiva de los padres en la vida de los centros. Lo de la participación de los padres en los Consejos Escolares es meramente testimonial. 

Lo dicho, sin filtros y con  cosas en cada uno de los puntos en el tintero, no es por nada, por no aburrir porque cada uno de ellos da para una tesis.