sábado, 15 de febrero de 2014

A propósito de una estupenda charla sobre PISA 2012

Hace unos días tuve la ocasión asistir a una estupenda charla de  Ismael Sanz, @sanz_ismael, director del INEE , Instituto Nacional de Evaluación Educativa, organizada por la Unión de Cooperativas de Enseñanza de la Región de Murcia, UCoERM. En poco más de una hora se nos ofreció una visión amplia y pormenorizada de la situación actual de nuestro Sistema Educativo, en base  a la ya famosas pruebas PISA 2012.

Quiero en esta entrada hacer unos breves comentarios sobre lo que se dijo en la misma y que, por motivos de tiempo por mi parte,  no  pude hacer  "in situ"y  que sin duda hubieran dado lugar, supongo, a un debate  más o menos interesante.

No es secreto para nadie que la situación actual de nuestro sistema educativo deja mucho que desear por muchos aspectos, pero tengo la impresión de que no es tan malo como parece  y que además las medidas que  nos proponen para mejorar, fundamentalmente vía LOMCE, no son las más  adecuadas desde mi punto de vista. Se oye mucho últimamente el término excelencia en educación, es como si se hiciera todo el hincapié en la búsqueda de alumnos excelentes en detrimento de la equidad, como si en España no tuviéramos alumnos excelentes que los hay,  solo que hay que ver la buena valoración de nuestros titulados universitarios en los países de la UE.

Una cosa tengo clara, que un sistema educativo es más excelente es de mayor calidad, cuando es capaz de desarrollar al máximo las capacidades de los alumnos más desfavorecidos y con menos posibilidades, por lo tanto  creo que hay que buscar el equilibrio entre la equidad y la calidad, no caer en la obsesión de tomar decisiones en base a la búsqueda de una excelencia que solo beneficie a los alumnos que ya son excelentes y se menoscabe en las necesidades de aquellos otros alumnos que no pueden  excelentes, que no nos hacen avanzar en las pruebas PISA, pero que tienen el mismo derecho que los otros a recibir del estado una educación de calidad.

Según este estupendo informe, España ha mejorado la inversión y recursos hasta acercarse al promedio de la OCDE, se han disminuido las ratios y nuestros alumnos tienen más horas lectivas que la mayoría de los países de la OCDE y sin embargo los resultados no se acercan a la media.  Parece ser que hay aspectos importante que no  entra dentro de las fortalezas de nuestro sistema educativo, efectivamente no todo depende de la inversión,  hay otros aspectos que se habla o valora poco y que daría para debates en profundidad que son los siguientes, una de ellas es la autonomía real  de los centros en el curriculum y evaluación y la otra, sin remedio, la formación del profesorado y el acceso a la función docente, suena muy grandilocuente y  puede que en determinados oídos castos a añejo pero sigo pensando que el docente es la figura clave de todo el proceso y en este país ni se forma, ni se selecciona bien a los docente, no se cuida al buen docente ni se le da ningún tirón de orejas al mal docente.

Es curioso la diferencia de resultado entre las Comunidades del norte de España y las del sur, que bajo un mismo sistema educativo, algunas de las del norte podrían ser punteras en resultados a la altura de los mejores países.

En cuanto al  mecanismo de rendición de cuentas, como aspecto a tener en cuenta para mejorar el sistema, me parecen oportunos y necesarios tanto para alumnos como para profesores, pero no como viene planteado el la LOMCE donde parece que todo va enfocado a la búsqueda de resultados, a clasificar, en donde puede desvirtuar el proceso, y no se enseñe para aprender sino para aprobar.

Aquí os dejo la presentación que gentilmente me pasa Ismael a Sanz para que saquéis algunas conclusiones, yo os he dejado algunas de las mías a vuela pluma, espero que os de para pensar un poco.






4 comentarios:

ROSA dijo...

Estoy de acuerdo contigo. ¿Se plantea cada día el profesorado hacer lo mejor y de la mejor manera posible, asistir a formación permanente o hacer el proyecto X?. Esa necesidad, esa inquietud es la que debemos tener todos. No el 20 %. Y por más que se diga o se legisle... La mayoría echa las horas y ya está. Así nos va. Ni este trabajo tiene horas, ni el de médico, ni otros muchos, sino que son vocacionales (término que encierra muchas cosas más).
Un abrazo,
Rosario

Alicia Ferrándiz Quesada dijo...

Acertado comentario, creo que los docentes tenemos en nuestras manos el cambio, independientemente de las leyes, al menos en Primaria, son muchos los centros que optan por la inclusión y buscan la excelencia en aquellos aprendices que les resulta difícil acceder a ella, por múltiples motivos, ambientales, económicos, familiares o personales
La excelencia para nuestros aprendices significa realizar nuevas producciones y experiencias suprimiendo errores anteriores, ..., por ejemplo, ¡¡¡¡con lo que todos pueden ser excelentes!!!!
Son muchos los docentes que dedican horas y horas de su tiempo libre a su trabajo la docencia, evidentemente son aquellos de vocación, que con grandes dificultades, a veces, y escaso reconocimiento, como bien dices, siguen adelante a duras penas.
En mi centro, de tres líneas, la ratio está en 26/27 en muchas aulas, en las que además están escolarizados alumnos con necesidades educativas especiales, yo de especialista de P.T. y una especialista de A.L., compartida con otro centro, a pesar de eso, son muchas las experiencias inclusivas que realizamos, sigo pensando que somos muchos los que hacemos más de lo que podemos, aunque naveguemos contracorriente.
Saludos desde http://inclusionenelauladiaria.blogspot.com.es/

Yolanda Sánchez Álvarez. dijo...

Soy alumna de la Universidad de Murcia, en 3º de Pedagogía. Y estoy totalmente de acuerdo contigo, empezando por el tema de buscar la excelencia, quitando importancia a sacar lo mejor de los alumnos y a enseñarles lo mejor posible dependiendo de su contexto y sus posibilidades. Y por último, famoso tema de la nueva ley educativa, LOMCE, creo que vamos a empeorar los resultados, porque como bien has dicho, no busca enseñar a aprender o a buscar nuevas metodologías de estudio o de enseñanza, o incluso a motivar más a sus alumnos, sino que se basa en la búsqueda de resultados, y esto es un error.

Yolanda Sánchez Álvarez. dijo...

Soy una alumna de la Universidad de Murcia, en 3º de Pedagogía. Estoy totalmente de acuerdo con usted. Con este sistema de educación no vamos a mejor los resultados.