miércoles, 6 de abril de 2011

¿Cuál es el propósito de la educación?Purpos/ed [Es]

Educar tiene que ver con la brisa fresca de un amanecer de verano, tiene que ver con las puertas y ventanas abiertas, con la luz y con sonidos, con alegrías y con las risas, con las emociones y con las utopías. Educar no tiene nada que ver con los espacios cerrados, ni con la oscuridad, ni con los reglamentos, ni con las rutinas, ni con los que todo lo saben. Educar es  crear, compatir, ayudar, colaborar, saber decir que si y que no, saber mirar y que te miren.

Propósitos de la educación serían que la escuela siempre fuera por delante de la vida y no al revés como va siempre, que la sociedad entendiera de una vez que todos educamos y no solo la escuela, que el mayor valor que un pueblo puede tener es que la mayor parte  posible de sus individuos estén bien educados, cultos, instruidos, solidarios y comprometidos con la mejora continua de esa sociedad de la que forma  parte. Podría ser tambien  conseguir que los niños no dejen de ser niños  y, al cruzar las puerta de la escuela,  no se transformen en seres capaces  de repetir y repetir lo que otros dicen para ellos.

Cabría tambien decir que un proposito de la educación sería organizar los espacios y los tiempos de las escuelas para que quepa la creatividad, la imaginación, la contemplación, la admiración por las cosas bien hechas, la tolerancia. Otro importante proposito sería que las familias se impliquen en la vida del centro de una manera real y no formal como hasta ahora, que tanto los padres como los docentes entiendan  que no pueden caminar de frente, ni de lado, ni por distintos senderos, tienen que caminar juntos y de  la mano sin recelos y con altura de miras.

Que las TIC estén al servicio de la didáctica, que impulsen de verdad a ese cambio metodológico que nos proponen, que generen espacios de colaboración entre docentes, alumnos y padres del mismo centro y de otros centros, que nos acerquen a esa máxima de que todos educamos y que permitan que la vida entre en las escuelas y viceversa. Que eso que llaman escuela 2.0 sea algo más que una simple dotación.

Que los docentes sean valorados, bien considerados y reconocidos como esas personas que buscan, juntos con otros, un mundo mejor para todos, porque todos pasan por ellos. Personas creativas, innovadoras, optimistas y convencidas de que lo hacen es siempre importante.

Para ser educador tienes que creerte que puedes cambiar el mundo, que el futuro pasa por delante de ti cada mañana y que no hay verdades absolutas, que la escuela es un sitio donde se va a dejar lo mejor que tienes de ti para que tus alumnos lo recojan, se lo adapten y  se lo lleven. Para ser educador se necesita que tus alumnos vean en ti a alguien que les ayuda a alcanzar lo que ellos se propongan, que los  entiendes que ellos se sientan queridos y que te quieran.

23 comentarios:

Estrella dijo...

Tenemos que creer que podemos cambiar el mundo. Preciosa entrada, muchas gracias por tu reflexión.

Juan Sánchez Martos dijo...

Felicidades Domingo:

No puedo estar más de acuerdo contigo "Educar es crear, compatir, ayudar, colaborar, saber decir que si y que no, saber mirar y que te miren".

Si no perdemos de vista estas palabras, si hacemos de ellas nuestra guía, nuestro trabajo será mucho mejor.

Gracias

©Lola dijo...

Para ser educador tienes que creerte que puedes cambiar el mundo, que el futuro pasa por delante de ti cada mañana y que no hay verdades absolutas

¡¡Genial!!

Carmen González dijo...

Enhorabuena Domingo por esta entrada. ¿Sabes? cuando leo cosas como esta, cuando hablo con gente como tu ¡Creo!... Creo que el cambio se está produciendo, creo que la vocación, el sentimiento, las ganas de educar existen... ¡Creo que puedo!. Gracias por contribuir a mantener viva mi Fe.
Un abrazo de los grandes.
Carmen (@flosflorum)

Estela dijo...

Sabes Domingo, este comentario me hace creer que puedo encontrar a ese gran grupo de docentes que permitan y crean de verdad que las familias tenemos mucho que aprender, mucho que aportar en el mundo de la educación. Creo que tanto familias como docentes debemos ir en un tándem, ya que nuestro objetivo es el mismo, dotar al alumnado de todas las herramientas que le permitan vivir, crecer y soñar en sociedad.
Muchas gracias.

Estela dijo...

Sabes Domingo, me ha encantado encontrar, docentes que piensan que la familia debe formar un tándem, que debemos caminar juntos, ya que estoy convencida que la única forma de avanzar es caminar juntos, haciendo un esfuerzo por hacer de la educación lo más importante de nuestro paso, ya que nos abre las puertas del futuro, de un futuro que permita a nuestros hijos e hijas vivir en una sociedad mejor, más solidaria, más justa, más creativa, y capaz de defender sus intereses sin pisar a la persona que viene al lado.
Gracias

Jaume dijo...

Tercer intento de dejar el comentario.

Confieso que cada día me engancha más esta iniciativa. Así que felicito los instigadores y también los que cada día nos proponen una definición de la educación.
De ésta, me encanta esta exaltación por el aperturismo, pero siempre oigo una vocecita que me alerta que las corrientes de aire pueden ser perjudiciales para la salud. Hace falta el otoño y el invierno para que explote la primavera. Así pues, no hay que olvidar el trabajo y esfuerzo indiviual para aportar al equipo o a la comunidad. Es uno de los requisitos del aprendizaje cooperativo. También me parece justo que reclamemos más implicación de los padres. Pero no será posible hasta que este país luche por la conciliación laboral y familiar.
En cuanto a la repercusión de las TIC, no se puede negar que han revolucionado el panoramo educativo. Aunque son unas herramientas o recursos. Hace falta que adoptemos un enfoque coherente con un modelo educativo .
Finalmente, también me gustaría formar parte de una sociedad educada y culta. Pero tal vez el próximo debate se centre en la definición de cultura. Mi abuela materna recibió poca educación porque sirvió en un colegio de monjas. En cambio, mi abuela paterna fue maestra de preescolar. Tengo a las dos como referentes educativos complementarios pero diferentes. Mi abuela paterna me enseñó a leer y a escribir. En cambio, mi abuela materna me enseñó a enfrentarme en la vida. Siempre nos recordaba: “els ocells també fan cagarades” (los pájaros también cagan). Era la manera de hacernos bajar de la parra.

Isika dijo...

No podría estar más de acuerdo con la frase "para ser educador tienes que creerte que puedes cambiar el mundo". Eso es lo que intento transmitir cada día en clase a mis alumnos (futuros maestros), intento que sientan esas ganas de comerse el mundo, esas ganas de enseñar y de aprender..A veces me entristece mucho verlos calentando la silla en la facultad...ver caras de indiferencia cuando les hablo de la importancia de la profesión que van a tener entre manos y me da pena, mucha pena de pensar que un día un grupo de niños va a sufir a un maestro que no siente ni cree en lo que hace. Es verdad que esa pena se me quita cuando ves caras de ilusión, caras de "maestros" que tienen ganas de llegar a las aulas y estar con los alumnos, pero sinceramente y tristemente creo que el sistema no nos garantiza que aquellos que creen que pueden cambiar el mundo sean los primeros en llegar, aunque bueno...no perdamos la esperanza :)

María del Mar Sánchez dijo...

Me ha gustado mucho la entrada. La primera parte es genial. La escuela suele ser cerrada "hacia dentro" cuando lo ideal es que se abra, que se comparta, se ayude, se colabore...
Son muchos los factores que influyen pero creo que hay muchos grandes profesionales como tu dispuestos a asumir riesgos para mejorar la enseñanza. Un saludo.

María del Mar (@mallemar)

Carmen Iglesias dijo...

En fin Domingo, una vez más se me ponen los dientes largos leyendo aportaciones como la tuya o las anteriores, hasta ahora ninguna tiene desperdicio.
Ayer me convocaron a una reunión en el Instituto de mis hijos. El tema era el desinterés que tienen los alumnos de 1º de Bachiller, donde está mi hijo. Como única propuesta nos dijeron que teníamos que ponerles las pilas en casa que ellos poco menos que tiran la toalla. Se me ocurrió decir que a lo mejor lo que hacía falta era motivación y propuse un cambio metodológico y una mesa de trabajo profesores-alumnos-padres.
Espero que se lo piensen y se animen a cambiar ¡no saben lo que se están perdiendo! pero no sólo ellos también nuestros hijos que cada día están más hartos de asistir a clases magistrales, de verse las cabezas unos a otros durante seis horas y además la mayor parte de ellas sin poder abrir la boca.
Un beso y a seguir, todavía te queda mucho por decir

Nicolasa Quidman dijo...

Me encanta, Domingo, que airees esa fantástica paradoja: inevitablemente, si quieres mantener el control, estarás solo; si quieres estar acompañado, debes ceder parte del control... Esto es aplicable a las relaciones de maestras y maestros con el alumnado, al las relaciones del centro con las familias, a las relaciones de la administración con los centros, de las madres y los padres con hijos e hijas... Y no hay remedio, es necesario elegir.
Yo tengo clara la elección: compartir es mucho más fructífero y satisfactorio que controlar. Creo que por estos lares, casi todos tenemos clara nuestra elección.

Es un placer cuando un maestro habla con serenidad pero desde el corazón.

Muy, muy bueno.

¡Muchas gracias por compartir tu visión en la red!

Claudia dijo...

Genial! Felicidades por este artículo. Leyéndolo he visto que aun merece la pena seguir luchando por conseguir un sistema mejor, que aun existen personas que creen en que la educación debe cambiar y hay que hacer lo posible para que así sea.
Soy recien licenciada en magisterio y ahora estoy haciendo un master online y realmente esta entrada al blog me ha parecido muy motivadora y acertada :)

MªCarmen Devesa dijo...

Enhorabuena Domingo, por recordarnos que necesitamos seguir creyendo, por apoyar el cambio e ilusionarnos con él.Por que nos recuerdas que cada vez somos más en este barco.
Gracias por compartir.

Miguel dijo...

!!Cuanta razón tienes con lo que dices!!. Me quedo con esta frase o pensamiento "Para ser educador tienes que creerte que puedes cambiar el mundo, que el futuro pasa por delante de ti cada mañana". Un fuerte abrazo y suerte.

César dijo...

Totalmente de acuerdo!! Muchas de las cosas que dices aquí aparecían en tu intervención en el curso de Olga que, desde luego, fue un lujo escuchar y removió conciencias y aunó fuerzas. Muchas gracias por hacer que nos planteemos cada día dar un nuevo giro a esto de educar.

Borja dijo...

que preciosa utopia..... por lo menos en mi caso, te paso el link de una entrada que publiqué en ese sentido en mi espacio... aunque de manera más burda... :)
http://reflexionesidiota.blogspot.com/2011/04/mi-querida-funcionaria.html

Diego dijo...

"Que los docentes sean valorados, bien considerados y reconocidos... porque todos pasan por ellos"
Eso es lo que hace un rato comentaba el Presidente de la Junta de Andalucía en un acto en un IES de Granada.
Siempre, seas lo que seas, hubo maestras y algún maestro que te enseñó, animó, orientó, ayudó...
;)

Giovanni Covarrubias dijo...

Felicidades, yo tambien creo que la educacion no solo es amarrarse aun sistema escolarizado, sino que influyen muchas cosas dentro de la educacion, en todo momento y en todas las circunstancias, experiencias te vas educando. Muy buena publicacion.

Eustinia Castro dijo...

Es interesante el uso de las Tics en educacion ya que permite al docente y al estudiante a innovar y crear

angel almela dijo...

EDUCAR,no es sólo una palabra bonita y valiosa; como escribió el Poeta GABRIEL CELAYA, del que se celebra este año el Centenario de su nacimiento, también es....

Educar es lo mismo
que poner un motor a una barca,
hay que medir, pensar, equilibrar,
y poner todo en marcha.

Pero para eso,
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino,
un poco de pirata,
un poco de poeta,
y un kilo y medio de paciencia concentrada.

Pero es consolador soñar,
mientras uno trabaja,
que esa barca, ese niño
irá muy lejos por el agua.

Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia puertos distantes, hacia islas lejanas.

Soñar que cuando un día
esté durmiendo nuestro propio barco,
en barcos nuevos seguirá nuestra bandera enarbolada.

arquitecto en cordoba dijo...

la verdad que si no hay que creer que lo podemos cambiar sino tambien hacer algo para cambiarlo!!! un saludo y muchas gracias por la refleccion!!

xuxana dijo...

Bonita reflexión. Sou Susana una alumna de Mallemar, impresionante la mesa redonda, ha estado muy interesante, es bonito conocer gente y enriquecerse de sus conocimientos. te agradezco de nuevo los tutoriales del Jclic gracias a ellos mi jclic ha sido uno de los mejores.
Saludos y hasts pronto, o hasta que cambiemos el mundo.

noticias dijo...

guaaa!! me encanta el blog, siempre encuentro temas muy interesantes.