martes, 12 de febrero de 2008

Quién puso más

Una de mis pasiones más reconfortante es la carrera de fondo, durante cinco o seis días a la semana necesito echarme a la calle o al monte y correr de ocho a diez kilómetros, es lo que me ha quedado de mi pasado reciente de maratoniano venido a menos.
Viene esto a cuento porque un buen amigo y compañero de entrenamientos me manda este vídeo de dos triatletas muy especiales. Un padre y su hijo haciendo el Iroman, que es una prueba que consiste en 4 kilómetros de nadar en el mar, 180 kilómetros en bicicleta y 42 kilómetros corriendo. Nada tiene de especial solo que el padre tiene 60 años y el hijo tiene parálisis cerebral.

1 comentario:

Belén dijo...

Es impresionante! Yo lo vi hace ya algún tiempo en http://tadega.net/Bitacora/podo y no pude evitar las lágrimas de la emoción.
Un saludo