jueves, 8 de abril de 2021

Aprender de memoria

 Se está planteando un falso debate, tanto en los medio como en las redes sociales, sobre el tema de los aprendizajes memorísticos en la escuela, a raíz del nuevo diseño curricular que está preparando el gobierno y digo falso debate porque se plantea en términos maximalistas y casi excluyentes. 

Los aprendizajes memorísticos siempre han existido y deben de seguir existiendo, no podemos prescindir de ellos, la cuestión está en los tipo de aprendizaje que deben ser memorísticos y cuáles no, y sobre todo el peso y/o la carga que deben de tener ambos tipos de aprendizajes en el currículum y en el día a día de los alumnos. 

Creo no equivocarme en  afirmar  que, hasta ahora,  en la escuela se ha hecho mucho más hincapié en los aprendizajes memorísticos que en los procedimentales o competenciales, pero esto no tiene que  verse como algo negativo pero sí como un aspecto a cambiar y tratar de equilibrar esa balanza, porque lo que  fue válido y útil para un período histórico determinado no tiene porque serlo en los tiempos que corren y en la sociedad que vivimos y venideras. 

Todos hemos aprendido de memoria las tablas de multiplicar, la lista de preposiciones, los ríos de España y sus capitales, los músculos y huesos del cuerpo humano, etc; sin duda aprendizajes  útiles y necesarios y así debe de seguir siendo, pero no es menos cierto que nos han hecho aprender de memoria otro tipo de aprendizajes más o  menos  innecesarios o más o menos inútiles, así por ejemplo creo que no tiene mucha lógica  que los alumnos memoricen todo los pasos para resolver una raíz cuadrada de seis cifras, me parece un contrasentido que los alumnos memoricen la características de los órdenes arquitectónicos  Dórico, Jónico y Corintio cuando luego son incapaces de diferenciarlos en fotografías, no creo que sea útil que les hagamos memorizar los tipos de oraciones cuando luego tengan dificultad para expresarse  tanto en lenguaje oral como en escrito, me parece absurdo recitar de memoria la tabla periódica y no saber sacar de ella ninguna otra información.

Pienso que en la escuela debemos de ir quitando peso a los datos en favor de los procedimientos y estrategias, los datos circulan por la red y  los tenemos  en nuestros dispositivos y podemos acceder a ellos de forma fácil e instantánea, nuestros alumnos tienen acceso a toda la información, ahora se trata de saber utilizar esa información, priorizarla, desechar la que  no les vale  y transformarla en conocimiento, en algo útil, que nos resuelva un problema, una curiosidad, que nos de pie a construir nuevos conocimientos, en esto consiste, entiendo yo, la nueva alfabetización, si nuestros alumnos no son capaces de filtrar, organizar y utilizar en su provecho toda la información que les llega por múltiples canales no podrán desarrollarse adecuadamente en esta sociedad de la sobreinformación y eso, para mi, tambien es alfabetizar.

Para concluir, creo que es necesario cada vez más favorecer los aprendizajes competenciales en nuestro alumnos, no necesitamos personas que sepan muchas cosas y que sepan de todo, sino personas que con los datos y la información que tengan sepan resolver problemas, sean creativos y lo pongan al servicio de la sociedad.

P.D. Acompaño estas reflexiones con un resumen de la taxonomía de Bloom que creo que ayuda a entender mejor todo lo que comentado.

No hay comentarios: