domingo, 25 de enero de 2015

Diez claves de la la educación en Finlandia y unas reflexiones sin filtrar



A raíz de la publicación en Aula Planeta del artículo "Las diez claves de la educación en Finlandia" me atrevo a escribir una reflexiones sin filtros a cada una de ellas, y que quede claro que tal y como dice mi amigo @barmart, siempre con el debido respeto y sin ánimo ofender.


  1. Aquí es España la profesión docente no se valora tanto, ni el acceso a la carrera, ni el ejercicio de la misma. En mis tiempos de estudiante era muy famoso ese dicho que decía, "el que sabe sabe y el que no magisterio". En cuanto al ejercicio de la profesión se nos ve como esos privilegiados que tenemos muchas vacaciones y eso siempre se nos echa en cara.
  2. El acceso a la educación es a través de centros públicos, concertados  y privados, ello asegura un acceso universal. Lo de enseñanza gratuíta no  lo es tanto, cada principio de curso una  familia con dos niños ha de hacer un desembolso económico importante solo  en la compra de material y libros de texto, abusiva desde de mi punto de vista.
  3. Ya he mencionado las diferentes titularidades de los centros, públicos y concertados, los privados no reciben dinero publico.
  4. En España existe un curriculum común y luego cada Comunidad Autónoma ha de adaptarlo y posteriormente son los centros y los equipos de centro los que lo concretan. Esto es en la teoría en la practica hay muy poca autonomía en los centros, se sigue confundiendo curriculum con libro de texto y hay poca cultura de colaboración y trabajo en equipo.
  5. Parece que no se tiene en cuenta la personalización de la enseñanza y cada vez más se favorecen todo tipo de pruebas externas estandarizadas a todos los  niveles. Así mismo en la LOMCE aparece un nuevo  término, los estándares de aprendizaje, término que no me gusta nada y que precisamente no busca personalizar sino homogeneizar, estandarizar.
  6. Aqui a muchos de nuestros alumnos les falta tiempo para todo, ademas de la carga horaria en el centro, sigue estando muy bien visto una buena carga de deberes, muchas veces sin sentido alguna y sin que aporte nada al proceso educativo. Casi todo se hace de manera muy mecánica, con ciertas prisas por ir acabando temas y todo el mundo corriendo.
  7. No comento, si aquí nos redujeran horas lectivas y a eso le añadimos el tema de las vacaciones...
  8. Se promueve la competencia, el examen es el gran protagonista de casi todo el proceso y hay exámenes de todo tipo y por todo el mundo, se prima la nota, se premia a los mejores, no se favorece el trabajo colaborativo y cooperativo  entre grupos heterogéneos donde todos puedan aprender de todos. Un alumnos me dijo: " Maestro, aquí cada uno a sus costillas", pues eso.
  9. Se premia a aquellos que mejor repitan lo que el profesor ha explicado en clase, se da poco margen al trabajo creativo, se castiga el error en lugar de aprender de él, apenas hay posibilidades para que los alumnos puedan salirse de un guión, previamente establecido.
  10. Imposible conciliar la vida familiar y laboral, no hay manera , no hay un planteamiento serio, es muy difícil  una implicación efectiva de los padres en la vida de los centros. Lo de la participación de los padres en los Consejos Escolares es meramente testimonial. 

Lo dicho, sin filtros y con  cosas en cada uno de los puntos en el tintero, no es por nada, por no aburrir porque cada uno de ellos da para una tesis.



17 comentarios:

Patricia Navarro dijo...

Antes de nada me gustaría decir que desde que conocí el sistema educativo de Finlandia quedé totalmente sorprendida, puesto que estoy acostumbrada a un sistema educativo totalmente diferente y contrario. Sin duda alguna, el trabajo que se lleva a cabo con la educación en ese país, es sorprendente. Creo que uno de los fallos que se cometen en España, es que cambian constantemente las leyes educativas con los cambios de gobierno, sin que de tiempo a consolidar las mismas. Llega un gobierno al poder y cambia las leyes que había impuesto el gobierno anterior, y siempre es lo mismo, no da tiempo a fortalecer ninguna de ellas. Considero que no tendría que influir absolutamente nada el partido político que esté, sino que miraran porque hubiera una educación de calidad independientemente de la ideología de cada uno.

Pienso que en los colegios e institutos tendrían que enseñar aprendizajes más significativos y no tanto contenido teórico que aburre y la mitad de veces se olvida. El aprendizaje significativo es el que realmente nos sirve para desenvolverse en la vida. Además, doy mucha importancia a la individualidad de cada alumno, ya que cada uno tiene una forma distinta de aprendizaje. Y por último, decir que me gustaría que se diera más aprendizaje cooperativo y colaborativo en las aulas, ya que como estudiante he tenido la experiencia de experimentar y personalmente creo que es más enriquecedor.

Alumna de 3º de Pedagogía

Patricia Navarro dijo...

Antes de nada me gustaría decir que desde que conocí el sistema educativo de Finlandia quedé totalmente sorprendida, puesto que estoy acostumbrada a un sistema educativo totalmente diferente y contrario. Sin duda alguna, el trabajo que se lleva a cabo con la educación en ese país, es sorprendente. Creo que uno de los fallos que se cometen en España, es que cambian constantemente las leyes educativas con los cambios de gobierno, sin que de tiempo a consolidar las mismas. Llega un gobierno al poder y cambia las leyes que había impuesto el gobierno anterior, y siempre es lo mismo, no da tiempo a fortalecer ninguna de ellas. Considero que no tendría que influir absolutamente nada el partido político que esté, sino que miraran porque hubiera una educación de calidad independientemente de la ideología de cada uno.

Pienso que en los colegios e institutos tendrían que enseñar aprendizajes más significativos y no tanto contenido teórico que aburre y la mitad de veces se olvida. El aprendizaje significativo es el que realmente nos sirve para desenvolverse en la vida. Además, doy mucha importancia a la individualidad de cada alumno, ya que cada uno tiene una forma distinta de aprendizaje. Y por último, decir que me gustaría que se diera más aprendizaje cooperativo y colaborativo en las aulas, ya que como estudiante he tenido la experiencia de experimentar y personalmente creo que es más enriquecedor.

Alumna de 3º de Pedagogía

Patricia Navarro dijo...

Antes de nada me gustaría decir que desde que conocí el sistema educativo de Finlandia quedé totalmente sorprendida, puesto que estoy acostumbrada a un sistema educativo totalmente diferente y contrario. Sin duda alguna, el trabajo que se lleva a cabo con la educación en ese país, es sorprendente. Creo que uno de los fallos que se cometen en España, es que cambian constantemente las leyes educativas con los cambios de gobierno, sin que de tiempo a consolidar las mismas. Llega un gobierno al poder y cambia las leyes que había impuesto el gobierno anterior, y siempre es lo mismo, no da tiempo a fortalecer ninguna de ellas. Considero que no tendría que influir absolutamente nada el partido político que esté, sino que miraran porque hubiera una educación de calidad independientemente de la ideología de cada uno.

Pienso que en los colegios e institutos tendrían que enseñar aprendizajes más significativos y no tanto contenido teórico que aburre y la mitad de veces se olvida. El aprendizaje significativo es el que realmente sirve para desenvolverse en la vida. Además, doy mucha importancia a la individualidad de cada alumno, ya que cada uno tiene una forma distinta de aprender. Y por último, decir que me gustaría que se diera más aprendizaje cooperativo y colaborativo en las aulas, ya que como estudiante he tenido la experiencia de experimentar y personalmente creo que es más enriquecedor.

Alumna de 3º de Pedagogía

Patricia Navarro dijo...

Antes de nada me gustaría decir que desde que conocí el sistema educativo de Finlandia quedé totalmente sorprendida, puesto que estoy acostumbrada a un sistema educativo totalmente diferente y contrario. Sin duda alguna, el trabajo que se lleva a cabo con la educación en ese país, es sorprendente. Creo que uno de los fallos que se cometen en España, es que cambian constantemente las leyes educativas con los cambios de gobierno, sin que de tiempo realmente a consolidar las mismas. Llega un gobierno al poder y cambia las leyes que había impuesto el gobierno anterior, y siempre es lo mismo, no da tiempo a fortalecer ninguna de ellas. Considero que no tendría que influir absolutamente nada el partido político que esté, sino que miraran porque hubiera una educación de calidad independientemente de la ideología de cada uno.

Pienso que en los colegios e institutos tendrían que enseñar aprendizajes más significativos y no tanto contenido teórico que aburre y la mitad de veces se olvida. El aprendizaje significativo es el que realmente sirve para desenvolverse en la vida. Además, doy mucha importancia a la individualidad de cada alumno, ya que cada uno tiene una forma distinta de aprendizaje. Y por último, decir que me gustaría que se diera más aprendizaje cooperativo y colaborativo en las aulas, ya que como estudiante he tenido la experiencia de experimentar y personalmente creo que es más enriquecedor.

Alumna 3º de Pedagogía

Patricia Navarro dijo...

Antes de nada me gustaría decir que desde que conocí el sistema educativo de Finlandia quedé totalmente sorprendida, puesto que estoy acostumbrada a un sistema educativo totalmente diferente y contrario. Sin duda alguna, el trabajo que se lleva a cabo con la educación en ese país, es sorprendente. Creo que uno de los fallos que se cometen en España, es que cambian constantemente las leyes educativas con los cambios de gobierno, sin que de tiempo realmente a consolidar las mismas. Llega un gobierno al poder y cambia las leyes que había impuesto el gobierno anterior, y siempre es lo mismo, no da tiempo a fortalecer ninguna de ellas. Considero que no tendría que influir absolutamente nada el partido político que esté, sino que miraran porque hubiera una educación de calidad independientemente de la ideología de cada uno.

Pienso que en los colegios e institutos tendrían que enseñar aprendizajes más significativos y no tanto contenido teórico que aburre y la mitad de veces se olvida. El aprendizaje significativo es el que realmente sirve para desenvolverse en la vida. Además, doy mucha importancia a la individualidad de cada alumno, ya que cada uno tiene una forma distinta de aprendizaje. Y por último, decir que me gustaría que se diera más aprendizaje cooperativo y colaborativo en las aulas, ya que como estudiante he tenido la experiencia de experimentar y personalmente creo que es más enriquecedor.

Alumna 3º de Pedagogía

Almudena Gil dijo...

Almudena Gil:
En la actualidad existe una desvalorarización global de la enseñanza, comenzando por los cargos más altos e importantes a los alumnos que día a día asisten a las aulas para "almacenar en su disco duro" la lección de hoy.
Bien es cierto, que magisterio no es una profesión que sea de peligro como la de un médico, pero si quiero destacar que es igual de importante, ya que trabajan para enseñar, para educar vidas , personas, no objetos y su labor social es dotar a sus alumnos de todas aquellas capacidades necesarias para desarrollarse en su vida.
Sólo por ese motivo es primordial centrar nuestra atención en la educación que se imparte, en el sistema eduativo que existe, y modificar todo aquello que no guíe hacia el desarrollo integral al discente y reivindicar nuestras demandas como alumnos, que escuchen nuestras necesidades. ¿ Quién mejor que nosotros detecta los errores del sistema o puede elaborar propuestas coherentes de mejora?

Pero esto es solo un "ideal", son tantos los eslabones que tenemos que coordinar para poder llegar a obtener pequeños avances en nuestras aulas, pero eso sí no perdamos nunca la esperanza.
Saludos. Almudena Gil.

Gloria Ortin dijo...

Me parece maravillosamente perfecto el sistema educativo finlandes. Y me entristece ver como en España seguimos sin cambiar y saber paliar estos errores de nuestro sistema educativo. Estoy totalmente de acuerdo con lo que ha dicho Patricia Navarro en su comentario y pienso que el gran problema en España radica en la política española, que si la comparamos con Finlandia también veríamos como está mucho mejor allí, ya que directamente no tienen políticos como puesto laboral con el que se ganan la vida, sino que los políticos ahí lo son como hobby con el pensamiento del bien común y ayudar a mejorar el país, pero de verdad. Para comparar, también tendríamos que tener en cuenta el hecho de que Finlandia no tiene tantos habitantes por territorio como España (nosotros tenemos sol), y al vivir menos gente también es más fácil manejar y gobernar dicho país, aunque aún así no es escusa. Y bueno, dejando el tema de la política a parte, que da mucho de que hablar, también destacaría lo infravalorada que está en España la figura del profesor como una de las mayores diferencias y como otra necesidad de cambio urgente, que también podría ser un tema a debatir... pero no quiero enrollarme demasiado.

Y a todo esto... yo tuve la suerte de estar unos días en Finlandia en Febrero en un "training curse" (curso de formación) sobre la Educación Global, con jóvenes y no tan jóvenes de varias partes de Europa, y me sorprendió mucho este país para bien. Pensaba que me iba a encontrar poca gente por la calle escondida por el frío y la poca que encontrará estarían tristes por no tener SOL. Pero no fue así, vale si había poca gente pero me encontré a varios grupos de niños de excursión por la nieve abrigados con gorro, guantes, bufandas, botas y abrigos de pies a cabeza, super contentos y obedientes, a la vez que espontáneos, que te saludaban con una sonrisa de oreja a oreja, medio congelada pero sincera. Me llevé muy buenos recuerdos, experiencias y aprendizajes sobre Educación de allí, que espero poder aplicarlos en un futuro como pedagoga (que es lo que estudio actualmente), docente... quien sabe.

Manuel Pérez Pérez dijo...

Como la gran mayoría de personas piensa, debo decir que el sistema educativo finlandés probablemente sea el que más se acerque a la perfección, siempre y cuando entendamos que son países muy alejados en cuanto a costumbres, ideales, pensamientos, etc. Creo que la clave de que el sistema educativo finlandés este por encima del resto, se debe a la gran preparación que se debe poseer para poder llegar a ser docente, ya que son los que deben preparar a futuras generaciones y por ello deben ser los mejores.

Otra clave que me ha llamado mucho la atención, es el que hace referencia al sistema político puesto que en España continuamente se producen cambios en cuanto a leyes educativas, haciendo estos cambios sin margen de tiempo para su adaptación, sin contar con la opinión de los propios maestros que son los que deberían aprobarla o no, puesto que son los que la van a llevar a cabo de manera real.

Para que esto pueda cambiar e intentar que todos vayamos a una para poder mejorar el sistema educativo español y llegar a lo más cerca de la perfección, no solo debemos cambiar algunos pequeños detalles sino que desde el eslabón más pequeño al más grande debemos ponernos de acuerdo para poder conseguirlo.

Juanjo Martinez dijo...

Estamos a años luz de llegar al nivel de Finlandia y lo peor de todo es que no tengo confianza en que alcancemos ese nivel a corto plazo.

En primer lugar, porque en Finlandia la figura del profesor está muy valorada, todo lo contrario que aquí. En España a los estudiantes de Magisterio se le relaciona con aquellos estudiantes que buscan estudiar una carrera "fácil", o que no disponen de una mejor nota para aspirar a otras carreras. Mientras nuestra mentalidad y opinión se está, no vamos a mejorar.

La mentalidad de los españoles con la de los finlandeses tampoco es comparable. Los finlandeses son gente más civilizada y responsable que los españoles, son gente que valora el esfuerzo individual y la responsabilidad. En España, sin embargo, se premia y eres más listo si intentas trabajar lo menos posible. En la sociedad española, en general, no hay inquietud por nada.
Tampoco las familias le dan la importancia que merece que sus hijos estudien y avancen de forma satisfactoria en sus cursos. Un gran número de familias se desentiende de la vida escolar de sus hijos.
Que cada vez que un nuevo gobierno entre al poder tampoco ayuda a obtener mejores resultados en Educación. Al final ningún sistema se consolida.

Queda mucho camino por recorrer.

Marta Latorre dijo...

Finlandia, número 1 en Educación en Europa, un ejemplo a seguir en educación. Puesto, al que desde mi punto de vista, y por desgracia, nunca llegaremos en la Educación española. Hay muchas diferencias entre la Educación que se imparte en este país, y la nuestra; comenzando en que para sacarte una carrera de Magisterio en Finlandia, la calificación que debes tener es de más de un 9, sobre 10, nada comparable con la nota que tienes que obtener es España. Como bien han comentado antes, uno de los grandes fallos es que aquí la carrera de Magisterio se ve como una carrera donde menos “trabajas” y menos debes esforzarte, contando con que tienes dos meses de vacaciones, esto en Finlandia como es lo normal no se ve así,todo lo contrario luchan por su Educación.

Alejandro Hernández Dávila dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con los tips que se publican en Aula Planeta. Creo que de forma muy escueta, muestran un camino que puede ayudar a mejorar la situación actual de nuestro sistema educativo. Todos los aspectos que se presentan me parecen más que acertados, pero de entre ellos destacaría 3, y también me animo a realizar un breve comentario al estilo de Domingo:

1. Creo que es fundamental la valoración de la profesión por parte de la sociedad, tal y como se expresa en otro comentario realizado por Juanjo. Para que esto suceda, debemos ser los docentes y las universidades los encargados de cambiarlo. Para tener un reconocimiento hay que ganárselo, y todo pasa por el trabajo diario y la formación permanente de cada docente.

4. Al igual que ocurre con todas las leyes de educación, hasta la fecha, su relevancia en las aula se limitan a los trámites administrativos, y por supuesto, al cambio de libro. No prestamos la atención necesaria que requiere el currículo, debería ser nuestra guía, y acompañarnos durante todo el curso académico en nuestra carpeta, porque eso, y no el libro, es lo que tenemos que cumplir. Es necesario adaptarlo a nuestro contexto y a las necesidades de nuestros alumnos, manejar el documento, subrayarlo y nutrirse de él, para realmente cumplir con nuestras obligaciones. Y para ello, también necesitamos la mejor formación posible que permita decidir qué y cómo vamos a enseñar a nuestros alumnos.

8. Pienso que es la clave. Eliminar de nuestro sistema educativo esa competición y evaluación cuantitativa desde edades tempranas, nos permitirá trabajar de otra forma. Si esto ocurre, tienen cabida otras metodologías y actividades que se alejan a lo llamamos enseñanza tradicional, que poco a poco parece, eso sí por iniciativa de los docentes, que desaparece de nuestras aula. Por lo tanto, el camino que sigue la LOMCE creo que “poco” se acerca a este ítem.

Marina Jiménez Alcaraz dijo...

Efectivamente nos queda mucho camino por recorrer si queremos llegar aunque solo sea a parecernos al sistema educativo de Finlandia.
En primer lugar porque la persona que en Finlandia está al mando del currículum, Ms. Irmeli Halinen, es una antigua profesora, tiene vocación y sabe del mundo de la educación. Os invito a ver el vídeo (https://youtu.be/KY_LZJkEo28) en el que en sus palabras y en sus propuestas se nota esa preocupación por la educación de su país y por los alumnos. Por ejemplo, me gustaría puntualizar cuando dice que piensa que los niños no son todo lo felices que podrían ser en la escuela y por ello, el currículum necesita ser remodelado. ¿Algún Ministro de Educación habrá llegado a pensar en esto alguna vez?
En lugar de avanzar, a nivel legislativo se podría decir que estamos retrocediendo, al menos cuando se le otorga a la competitividad y al éxito la importancia que se le está dando. La educación no es un negocio donde entiendo que esas sí que sean las claves…
Sin embargo, esta idea de competir y tener éxito es lo que se fomenta día a día en países como Corea del Sur… el cual siempre lidera los rankings de educación. Pero, ¿qué se sabe de la infelicidad y estrés de los niños coreanos?
Y digo yo, ¿no sería más significativo y justo medir no sólo la calidad de la educación que se imparte sino también la motivación y la felicidad de los alumnos que la reciben? Finlandia es la excepción como sistema educativo, la cual se preocupa por ambos aspectos: calidad y felicidad en la escuela.

maría hernández fuentes dijo...

Cuando comencé los estudios de magisterio, el modelo finlandés me llamó mucho la atención, y desde entonces tengo curiosidad por conocer más de cerca su funcionamiento. Es cierto que no es comparable al español, pero si deberíamos tener presentes algunos aspectos.

Entre ellos, la Ley de Educación en Finlandia es una cuestión de Estado. Sin embargo, en España seguimos realizando “Leyes partidistas”. Nuestro país necesita una ley que piense en la infancia y se aleje del partidismo. Una “norma” que piense en los niños y las niñas y que dignifique la función docente sin imponer la autoridad y sí por formación y preparación de los mismos.

Son evidentes los fallos en nuestro sistema educativo. Como docente me surgen algunas dudas… ¿Dónde está el plan de FORMACIÓN CONTINUA del profesorado?; ¿Cómo se incluyen las nuevas tecnologías en nuestras aulas si el profesorado no está preparado?; ¿Cómo vamos a implantar un plan bilingüe en un centro educativo si no le damos recursos y el profesorado no está formado para ello? ¿Se está favoreciendo el trabajo cooperativo y colaborativo en el aula con la excesiva carga de deberes y los numerosos exámenes que sufren nuestros alumnos? ¿Apostamos por una enseñanza individualizada o estandarizada? ¿Premiamos la memoria de los alumnos o la creatividad y competencias para solucionar los problemas?

Aún nos queda mucho camino por recorrer. Los docentes debemos mirar a los ojos de nuestros alumnos, ver sus necesidades y partir de las mismas. Por suerte, muchas personas seguimos trabajando y apostando por la infancia y por una educación de calidad.

Belén L. dijo...

A la vista del esquema que reproduce los diez pilares del sistema educativo finlandés, tratar de compararlo con el español me resulta imposible. Conforme iba leyendo trataba de imaginarme algo así en nuestro país y he ido pasando de la sonrisa maliciosa a la tristeza. Me ha ocurrido esto por muchas razones: la falta de valoración de los docentes en España, la falta de implicación que, en general, tienen las familias, las continuas reformas educativas que sólo producen inestabilidad, el maltrato a las asignaturas de la rama artística, la falta de recursos…
Pero también me ha hecho plantearme la necesidad de autocrítica, considerar que el respeto empieza por uno mismo, y pensar que efectivamente como docentes tenemos, en primer lugar, necesidad de vocación docente, porque sin ella estaremos haciendo un flaco favor al alumnado, y en segundo lugar necesidad de formación continua, una formación que nos permita desarrollar una educación de calidad, lidiar con los problemas antes mencionados y salir airosos de las dificultades que encontremos. Porque nuestro sistema educativo no es como el finlandés, pero mientras tratamos de que mejore trabajando para que así ocurra, tenemos que tener presente que un profesorado capaz de transmitir y emocionar a su alumnado, aunque sea en las condiciones más precarias, logrará el aprendizaje y se ganará su respeto.

Belén L. dijo...

A la vista del esquema que reproduce los diez pilares del sistema educativo finlandés, tratar de compararlo con el español me resulta imposible. Conforme iba leyendo trataba de imaginarme algo así en nuestro país y he ido pasando de la sonrisa maliciosa a la tristeza. Me ha ocurrido esto por muchas razones: la falta de valoración de los docentes en España, la falta de implicación que, en general, tienen las familias, las continuas reformas educativas que sólo producen inestabilidad, el maltrato a las asignaturas de la rama artística, la falta de recursos…
Pero también me ha hecho plantearme la necesidad de autocrítica, considerar que el respeto empieza por uno mismo, y pensar que efectivamente como docentes tenemos, en primer lugar, necesidad de vocación docente, porque sin ella estaremos haciendo un flaco favor al alumnado, y en segundo lugar necesidad de formación continua, una formación que nos permita desarrollar una educación de calidad, lidiar con los problemas antes mencionados y salir airosos de las dificultades que encontremos. Porque nuestro sistema educativo no es como el finlandés, pero mientras tratamos de que mejore trabajando para que así ocurra, tenemos que tener presente que un profesorado capaz de transmitir y emocionar a su alumnado, aunque sea en las condiciones más precarias, logrará el aprendizaje y se ganará su respeto.

Maria Fernandez dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con las reflexiones que Domingo hace en esta entrada. Creo que estamos muy lejos de llegar al nivel de Finlandia pues allí la educación está muy bien valorada, no como aquí, donde ser docente es un trabajo al que la sociedad no da la importancia ni reconocimiento que se merece.

La docencia se merece un mejor puesto, sin que la sociedad piense que tenemos muchas vacaciones, o que nuestro trabajo es muy sencillo, cuando luego son los padres los primeros que se quejan cuando tienen que tener a sus hijos 15 días en casa, pues imagínate estar con 25, en el mejor de los casos, 9 meses al año.

Creo que nunca llegaremos al nivel que está este país si la gente no se para a reflexionar en que la educación que se recibe durante los primeros años de la vida es la que luego nos da la base para tener un futuro profesional dentro de la sociedad.

Maria Fernandez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.